¿Cómo cumplimos nuestra promesa de aliento fresco duradero?

Mediante la ciencia.

CB12 se desarrolló en la facultad de odontología de la Universidad de Oslo. La fórmula patentada de CB12 neutraliza la formación de las sustancias que causan el mal aliento, llamadas compuestos volátiles sulfurados (CVS).

Los compuestos volátiles sulfurados son compuestos olorosos y desagradables que se desarrollan a partir de las bacterias de la boca que descomponen las partículas de alimentos en los espacios interdentales, en los surcos de las encías y en el dorso de la lengua.

La acción neutralizante de CB12 se logra con la potente sinergia entre el acetato de zinc y el diacetato de clorhexidina, que es mucho más eficaz que cualquiera de estos dos ingredientes por sí solo. Gracias al asombroso funcionamiento de la unión de estos dos ingredientes, solo es necesaria una pequeña concentración de cada uno 8, 9, 15

  • La clorhexidina divide las moléculas de sulfuro, permitiendo que el zinc reaccione con mayor facilidad con los compuestos de sulfuro. Además, tiene un efecto antibacteriano contra las membranas bacterianas. La capacidad exclusiva de la clorhexidina para adherirse al revestimiento de la boca, la lengua y los dientes garantiza que CB12 mantendrá un efecto duradero. Y lo que es más importante, el nivel de clorhexidina es tan bajo que no produce manchas.
  • El zinc de este producto es la forma más eficaz de zinc para combatir los CVS. El zinc interacciona con las moléculas de sulfuro divididas para construir compuestos insolubles y sin olor que se eliminan con el enjuague o se tragan. Además, interfiere directamente con la producción de CVS.