• ¡Prueba tu aliento!

¡Prueba tu aliento!


Puede ser difícil que tú mismo te des cuenta que tienes mal aliento. Para estar seguro puedes preguntarle a una persona en la que confíes por tu aliento o puedes descubrirlo tú mismo haciendo este cuestionario: