• MAL ALIENTO EN LOS NIÑOS Y EN LA PUBERTAD

Mal aliento en los niños y en la pubertad


Los adultos no son los únicos a los que afecta el mal aliento. Los niños y los adolescentes también pueden sufrirlo. La causa del mal aliento en jóvenes normalmente es la formación de placa, como resultado de una higiene oral deficiente. La placa es una película fina y transparente de bacterias que tiende a desarrollarse entre los dientes y en la lengua, donde produce compuestos volátiles de sulfuro (CVS) pestilentes que se perciben como mal aliento. Algunos alimentos y bebidas también pueden provocar mal aliento en niños y adolescentes. Por ejemplo, en ocasiones, los niños pueden desarrollar mal aliento como resultado de consumir mucha leche y otros productos lácteos. Los caramelos azucarados, la respiración por la boca y la amigdalitis también pueden contribuir al mal aliento en los niños.

 

 

Causas del mal aliento en la pubertad

Durante la adolescencia, el organismo de los niños sufre numerosos cambios, algunos de los cuales pueden afectar realmente a su aliento. Al igual que las variaciones en los niveles de hormonas a menudo causan gingivitis y mal aliento durante el embarazo, pueden cambiar el entorno en la boca de los adolescentes y causar la aparición de placa. Fumar, hacer dieta y consumir bebidas gaseosas azucaradas son otros factores que pueden contribuir al mal aliento durante los años de la adolescencia. Las mujeres jóvenes también pueden sufrir inflamación, hinchazón y sangrado de las encías cuando empiezan a tener el periodo o cuando empiezan a tomar la píldora anticonceptiva, que puede provocar el mal aliento.


¿Cómo evitar el mal aliento en niños y adolescentes?

La adolescencia puede ser difícil por muchos motivos, pero el mal aliento no tiene por qué ser uno de ellos. Como padres, podemos ayudar a prevenir el mal aliento en nuestros hijos estableciendo buenos hábitos a una edad temprana y ayudándoles a mantener una buena salud dental durante la pubertad. Anima a tu hijo a comer sano y, en caso necesario, considera reducir los productos lácteos. Termina las comidas con una fruta crujiente para ayudarte a eliminar los restos de comida más resistentes y limita el consumo de caramelos azucarados. Tendrás que ayudar a tus hijos con el cepillado de los dientes hasta que sean capaces de hacerlo ellos mismos, normalmente en torno a los 7 años. También deben ver a un dentista/higienista dental para una revisión y una limpieza profesional al menos una vez al año.